El drama del CER de El Bonete: alcohol, drogas y peleas en un kiosco que le roba la luz

Los días para la pequeña comunidad educativa de la escuela de Paraje El Bonete se transformaron en un calvario.

La escuela de El Bonete CER 511, situada en el paraje distante unos 40 kilómetros al oeste de Vera, era la única escuela rural del norte santafesino sin energía eléctrica, hasta que hace 6 años, el entonces ministro de Gobierno Antonio Bonfatti gestionó ante la EPE el tendido de las líneas de media tensión que comenzaron a llevar luz a la alumnos y docentes.Según las autoridades escolares, el local de ventas de insumo y bebidas no solo que se sitúa dentro del terreno de la escuela, es lo que es una real usurpación; sino que también es epicentro de peleas entre hombres alcoholizados, que parecen drogados, y que son un peligro latente para quienes estudian y trabajan en la escuelita rural.Pero la situación es peor aún: los dueños del improvisado bar ejercen su actividad “enganchados” de la línea de luz de la escuela, un delito penado con prisión.

Los directivos confiaron a InfoVera que “ahora tenemos a los C. de Calchaquí enganchados en el pilar de la escuela. Y encima pusieron un kiosco que consume muchísima energía. Eso nos los dijeron los de EPE”.Consultados sobre si pudieron reclamarle a los kiosqueros por la irregularidad, indicaron que a “esta gente les explicamos varias veces que es un delito y nos van a dejar pegadas, que me comprometen”, pero hicieron caso omiso.“No tienen cara vivir de un beneficio que es para los chicos. Aparte en el kiosco se ponen a tomar y se emborrachan. Se drogan y pelean. Nos gustaría que expliques la situacion por , porque aparte se contruyeron una casa en el terreno de la escuela, pero no les bastó, usan la luz y el agua de ésta. Es indignante”, denunciaron.Recordaron asimismo que “construyó la casa una empresa de Malabrigo. Llegaron con grupos electrógenos pero nunca los hicieron funcionar, y esa empresa enseguida empezó a utilizar la luz de la escuela y nunca dio ni las gracias, ni tampoco colaboraron con útiles para los chicos como habían prometido”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *