Lalo y Ese Paniagua procesados por drogas y embargados por $100.000 cada uno

El Juez Federal de Reconquista Aldo Mario Alurralde dispuso el procesamiento con prisión preventiva de Eduardo Ramón Paniagua y Eduardo Esequiel Paniagua acusados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización.

Eduardo Ramón Paniagua, alias “Lalo”, DNI 26.125.416 con domicilios alternativos en la ciudad de Vera (donde vive su pareja, lugar que también se allanó) y en la ciudad de Calchaquí , donde está su casa.

Eduardo Esequiel Paniagua, DNI 38.598.822, domiciliado en el Barrio San José de la ciudad de Calchaquí. Es hijo de Eduardo Ramón, el otro procesado.

La causa comenzó con tareas de investigación llevadas a cabo por la Brigada Operativa Antinarcóticos de la Unidad Regional XIX Vera, dependiente de la Dirección de Narcocriminalidad de la Policía de Investigaciones de la Provincia de Santa Fe, en cuyo avance se pudo establecer que Eduardo Ramón Paniagua, quien residia provisoriamente en Vera donde está su pareja, era el encargado de abastecer a su hijo «Ese» Paniagua en Calchaqui,  quien comercializaba los estupefacientes en su domicilio, donde frecuentaba su padre, incluso pernoctaba algunos días. Se movilizaba en un automóvil Fiat Uno color blanco dominio CVI 823, el que está secuestrado por orden del juez Alurralde. También tiene pruebas de la concurrencia de jóvenes que ingresaban y salían en cuestión de pocos minutos, «típica maniobra utilizada para la adquisición de estupefacientes».

En los allanamientos ordenados por el juez Alurralde secuestraron más pruebas. En la casa de Ese Paniagua, en Calchaquí, secuestraron 79.60grs. de marihuana y 0.92grs. de cocaína; elementos de corte, como 11 blisters de paracetamol y 3 pastillas de ketorolac; una balanza electrónica, cinta de embalaje y tijera; y un celular; en tanto que en el domicilio de la ciudad de Vera secuestraron $9.430.- «que sería producto de la venta de droga y  podría tener como destino la nueva remesa de compra según las escuchas telefónicas previas obrantes en autos»; un Fiat Uno color Blanco dominio CVI 821 utilizado para la actividad delictiva y 6 teléfonos celulares.

Para el magistrado quedó claro que los Paniagua actuaban en forma coordinada y conjunta en la venta de estupefaciente, de modo tal que ninguno de ello “pierda venta” por falta de stock y que sería Paniagua padre el encargado de guiar a su hijo en el negocio ilegal.

Además de los bienes secuestrados, el juez dispuso trabar embargo sobre los bienes libres de ambos Paniagua hasta cubrir cada uno de ellos la suma de $100.000.

Fuente: ReconquistaHoy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *