EL CENTRO COMERCIAL E INDUSTRIAL DE VERA SE SUMA AL RECLAMO POR LAS TARIFAS ELECTRICAS

La situación creada por los valores de la energía eléctrica provista por la E.P.E. motivó también la reacción del Centro Comercial e Industrial de Vera que, a través de un comunicado, expresa textualmente que el costo de los servicios, en especial la energía eléctrica, condiciona a la economía de los que menos tienen, entre los que se encuentran pequeños comerciantes, emprendedores y autónomos.

El creciente desequilibrio entre: ingresos y costo de servicios, combustibles, impuestos y tasas, acentúan su efecto negativo sobre el sector de menores recursos y hacen que sus posibilidades de recuperación sean cada vez menores.

Si bien estos aumentos se justifican con la necesidad de recuperar rentabilidad y producción de las empresas que operan en el país, VALE LA PENA RECORDARLES QUE EN ESTE MISMO PAIS VIVIMOS LOS QUE CONSUMIMOS y que para que “dicha recuperación”, sea posible, deben asegurar mejores ingresos a los que consumen, caso contrario cualquier matemática daría resultado negativo.

En conclusión: Consumidores domiciliarios, comerciantes, industriales, tienen serias dificultades para afrontar el pago de las facturas de la EPE y cada vez peor, por lo que “esto”, no se soluciona con facilidades de pago, ni con menos costo financiero en la refinanciación de las deudas, ni con discursos que no se entienden, solo se acumula deuda y cada día que pasa la angustia crece.

Por lo expresado, vemos como que este problema y condiciona la armonía en la vida de las familias santafesinas y por el excesivo costo no permite disfrutar los beneficios que las nuevas tecnologías nos ofrecen, por lo que reclamamos una revisión en el criterio utilizado en la composición de las facturas y agregar al sentido excesivamente técnico – contable, un fuerte ingrediente humano y social que asegure sensibilidad y justicia.

Una vez logrado el equilibrio entre costos y posibilidades del usuario, recién refinanciar o condonar deudas –generadas por un desequilibrio ajeno al consumidor- según las posibilidades reales de cada situación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *