Por qué está preso el profesor Valdéz

El Fiscal (foto) está convencido de su responsabilidad en la desaparición de Rosalía Jara. Muchos testigos complican al sospechoso, incluso familiares directos que deschavaron una gran mentira. Las razones del por qué Juan Valdéz quedará en prisión preventiva por tiempo indeterminado.

Juan Valdéz estaba harto de los reclamos de Rosalía Jara y resolvió hacerla desaparecer.

En la noche del sábado 1 de julio de 2017 la relación era más tormentosa que nunca, se llamaron 14 veces por teléfono. La última fue de él, a las 22:15 hs., para que salga del Bar El Fortín y se aleje 200 metros hacia la garita que está donde se acaba la luz del pueblo, lugar habitual de sus levantes. Varios testigos del bar contaron que Rosalía estaba, que recibió la llamada, y coinciden con la hora de su salida, hasta quien contó que la notó nerviosa por esa llamada.

Valdéz salió desde su casa rumbo al Sur (hay testigos), en la garita la subió a su Toyota Corolla blanco (testigos) y la llevó 5 Km. por Ruta Provincial 40 hacia el Oeste del pueblo, camino al Arroyo Golondrina, ya camino de tierra, donde detuvo la marcha del auto, exactamente en el lugar que todos conocen como “El Bañadero de Tanino” (asegura que tiene varios testigos que vieron allí lo que sería su auto). Allí la hizo desaparecer, aunque el Fiscal no sabe cómo. Ahí se terminan los testigos, las señales del celular, GPS y olfato del perro rastreador. Hay 4 testigos más que vieron lo que sería su auto regresar de ese lugar “a gran velocidad”, coincidentemente con esa hora).

Nunca más hablaron, nunca más Valdéz volvió a llamarla, nunca más siquiera intentó saber algo de ella frente a la “desesperación” por su desaparición. Él sabía que ella ya no podría responder, ni siquiera simuló un intento de comunicación como coartada.

Esa noche Valdéz estaba en un trance histórico, no daba la situación siquiera para que le conteste los WhatsApp que su mujer le enviaba desde el Casino de Santa Fe, contando cómo era su noche allá y esperando un guiño de él, una señal, nada.

Recién a la 00:48 de la madrugada del domingo, luego de hacer desaparecer a Rosalía, contestó el WhatsApp a su mujer mintiéndole que se había quedado dormido, y que se despertó porque pasó gente gritando por la vereda.

Le mintió que estaba acostado desde las 23:00 cuando en realidad había salido con el automóvil, lo que la misma hijastra ayudó a revelar con su declaración testimonial.

Luego se tomó el tiempo para manipular su celular, borrar rastros, todo esto según sostiene el Fiscal Martín Gauna Chapero, quien el jueves 20 de julio de 2017 ordenó la detención de Juan Valdéz, lo imputó, y logró que el juez de garantías Gustavo Gon confirme la legalidad de la detención, la calificación de los hechos y disponga la prisión preventiva por tiempo indeterminado para que el fiscal pueda avanzar con su trabajo en busca de consolidar las pruebas.

Datos del expediente

Tardecita del 1 de julio, Rosalía fue a casa de su madre Liliana Jara, 44, donde le dejó su nena de 2 años.

22 hs. Liliana llamó a su hija y le contó que estaba en el Bar “jugando al 9”. Fue la última vez que madre e hija hablaron. Rosalía no le manifestó nada raro. (Liliana había dicho a ReconquistaHOY que nunca antes había escuchado hablar del Profesor Valdéz, a quien ni conocía).

El Fiscal tiene testimonios que el Profesor Valdez comenzó a tener relaciones con Rosalía hace 4 años. Ahora Rosalía le estaba reclamando que se haga cargo él de la nena (tiene 2 años), ya que Don Aldo Mansilla inició la acción judicial para demostrar que no es su hija. Quiere así recuperar su casa, ocupada por Rosalía. Allí convivía con Mansilla hasta que éste fue excluido por violencia.

No solo hay testigos, sino también el perro rastreador siguió los rastros de Rosalía desde el Bar (El Fortín) hasta la garita.

Macarena, 20, contó que su padrastro Juan Valdéz salió esa noche de su casa y no lo vio regresar. Otra hijastra contó que cuando regresó a su casa,  ni su padrastro ni el automóvil estaban. Son parte de los varios testimonios con los que el fiscal siente derribada la coartada del acusado, que dijo que esa noche se quedó a dormir, que no salió. “Mintió”, le achacó. Sabe que si bien la mentira no es una prueba en contra del acusado, lo pone al descubierto.

Varios testigos vieron el automóvil Toyota Corolla blanco parado en inmediaciones de “El Bañadero de Tanino”. Pescadores que iban y otros que regresaban del Arroyo Golondrina. Un convecino contó que había ido al Arroyo Golondrina a buscar su bote y vio al Toyota blanco parado, pero que “no vio a nadie adentro”. Sumó recientemente el acusador el testimonio de 4 jóvenes más que esa noche regresaban de la cañada y vieron un Toyota Corolla blanco que regresaba hacia el pueblo “a gran velocidad”. El fiscal está convencido que ese automóvil al que todos refieren como “un Toyota Blanco”, es el del acusado.

El Fiscal reveló el testimonio de una adolescente que hoy tiene 17 años. Declaró que cuando tenía 14 años el profesor Valdez la abordó y la acarició, pero que ella no le siguió el juego, que sabía que andaba con Rosalía “desde que tenía el auto gris”, anterior a este nuevo Toyota Corolla blanco.

El Fiscal contó que el profesor Valdéz ya tuvo problemas en una escuela cuando trascendió de la relación que mantenía con una alumna adolescente. Coincidentemente con ese revuelo se distanciaron. La tenía amenazada para que no cuente nada a su familia.

El propio profesor declaró en una testimonial (antes de estar en condición de acusado) que “entre 2 y 3 veces por semana” se encontraba con Rosalía y tenían relaciones en su automóvil, y que él le daba “entre $300 y $1.500.- como ayuda”.

Cuando el fiscal pidió al juez que deje en prisión preventiva al acusado, una de las varias fundamentaciones que dio es el riesgo que si queda libre entorpezca la investigación, es lo que pasó con una de sus hijastras, quien el 6 de julio (antes que detengan a Valdéz) había denunciado que lo que declaró (y abona a la hipótesis del fiscal) fue “por acoso policial”, igual que el reconocimiento de pruebas secuestradas en su casa, pero que finalmente aclaró todo, reconociendo que había mentido para no perjudicar a su padrastro.

Vale aclarar que son indicios, suficientes para este estado del proceso. Las pruebas deberán ser valoradas oportunamente en el desarrollo del juicio. Valdez sigue siendo inocente hasta no ser condenado en juicio, allí deberán probarle la culpa. Es trabajo de la fiscalía, a lo que se sumarán ahora dos abogados querellantes por la familia de la víctima, los doctores Anibal Zupel y Ariel Williambi, quienes asistieron a la audiencia de medidas cautelares como oyentes y al terminar destacaron el trabajo del fiscal, con quien dijeron coincidir. (Sus testimonios ofreceremos por separado, en otro informe).

Valdez mantiene el silencio. Por ahora habla su abogado, quien sostiene su inocencia.

EL DELITO

El Profesor de educación física Juan Valdéz, 37, es investigado por retención y ocultamiento de una persona con el fin de obligar a la víctima a hacer algo en contra de su voluntad, delito agravado en este caso por la calidad de la víctima, por la ascendencia de haber sido su profesor, artículo 142 bis inciso II del Código Penal Argentino.

La ley nacional dice que se impondrá prisión o reclusión de cinco (5) a quince (15) años, al que sustrajere, retuviere u ocultare a una persona con el fin de obligar a la víctima o a un tercero, a hacer, no hacer, o tolerar algo contra su voluntad. Si el autor lograre su propósito, el mínimo de la pena se elevará a ocho (8) años. La pena será de diez (10) a veinticinco (25) años de prisión o reclusión si el hecho se cometiere en la persona de un ascendiente; de un hermano; del cónyuge o conviviente; o de otro individuo a quien se deba respeto particular, lo que actúa como agravante en la calificación de este caso imputado al Profesor.

La persona desaparecida es Rosalía Jara. Tiene 18 años de edad y es madre de una nena de 2 años. A 23 días no hay ninguna noticia de su paradero, contó su madre, Liliana Jara, 44, en diálogo con ReconquistaHOY, al asistir a la audiencia de este domingo. Más tarde se realizó en Fortín Olmos la 3a movilización pidiendo por la aparición con vida de Rosalía. Cualquier información que ayude a dar con ella, favor comunicarla al 911.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *