Máxima tensión entre personal de salud por el desborde de casos en Vera

La situación límite que atraviesan los hospitales lamentablemente llegó a Vera.

Hace unas horas, un hombre asintomático y con sobrepeso fue llevado en ambulancia con protocolo activado hasta el Hospital donde permanecía en la Unidad Febril de Emergencia.

Le estaba suministrando oxígeno y buscando el lugar para llevarlo hasta la sala de aislamiento, debido a las “camas críticas” se demoró el traslado a ese sector y eso generó choques entre los enfermeros.

La situación es de mucha tensión debido a que la exigencia torna crítica la relación entre los mismos trabajadores del Hospital que hacen lo imposible por hacer bien su trabajo y salvar vidas con las herramientas que tienen.

Los pacientes escriben al mismo tiempo a los medios de comunicación contando lo que están pasando en la desesperación de encontrar respuestas rápidas a la emergencia, consignó este mediodía Norte Visión Noticias.

Por su parte,  pudo saber que la Unidad Regional XIX desplegó una patrulla en el nosocomio para controlar cualquier eventual situación de crispación de familiares de los pacientes que, lógicamente, aumentan su nerviosismo ante tales circunstancias. Habría otro paciente, una mujer, también complicada en cuanto a su salud y atención.

Desde el Hospital se pidió a la policía la aplicación de “mano dura” con la gente para retomar el control de la emergencia y del cumplimiento de los protocolos. La fuerza redobla esfuerzos en ese sentido, pero a la vez no debe descuidar su función principal que es la seguridad; y pone el acento en que la aceleración de los contagios se produjo luego de la apertura de los bares.

Un informe reservado de Seguridad estima que ante el cuadro crítico y complejo que se vive por estas horas, lo mejor sería regresar por 15 días Fase 1 para cortar todo tipo de circulación innecesaria, cosa que hoy con Fase 3 es imposible.

Deja una respuesta

Tu email nunca se publicará.